Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno no están en contra de las energías renovables sino contra los contratos leoninos que se otorgaron.

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo hoy en conferencia de prensa que su gobierno no esta en contra de la generación de energía mediante fuentes limpias, sino contra la corrupción en los contratos.

 

“No estamos en contra de la generación de energías limpias, al contrario, cada vez vamos a impulsar más las energías alternativas. Estamos en contra de la corrupción, del saqueo y del influyentismo que prevaleció durante el periodo neoliberal en la industria eléctrica. Ese es el fondo del asunto”, dijo.

 

De acuerdo con el mandatario en el sexenio anterior se dieron concesiones y contratos leoninos que afectaron los intereses nacionales, que afectan a la economía popular.

 

La justicia mexicana ha otorgado 23 suspensiones provisionales contra el acuerdo aprobado el pasado viernes, con las cuales se frena de manera momentánea los efectos del instrumento, con el fin de evitar daños a la parte agraviada hasta que el juzgado no resuelva el fondo del asunto, lo que puede tardar varios meses o hasta años.

 

En este sentido, López Obrador dijo que su gobierno será respetuoso de la serie de suspensiones provisionales que se otorgaron a 23 proyectos de generación de energía.

 

“Vamos a ser respetuosos de la legalidad como lo hemos demostrado. El Poder Judicial es autónomo e independiente y vamos a respetar las decisiones de los jueces”, afirmó.

 

El Acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional, suspendió a todas aquellas plantas eléctricas que estuvieran en fase preoperativa, bajo el argumento de que estos proyectos pondrían en riesgo la estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional.

 

“No se cancela ningún contrato, no hay expropiaciones, no hay estatismo, no hay nacionalización de la industria eléctrica como hizo López Mateos” dijo el presidente.